¿Y si en lugar de blog me mudo a Facebook?

martes, julio 31, 2007

¿Dónde quedaron las donas?

Aunque hoy no es jueves, la gran-jefa trajo tres cajas de donas para festejar el cumple de Harry Potter. Le volé un lápiz a Hec, me trepé en mi mococicleta, pasé veloz junto a una caja, ensarté tres donas en el lápiz y las dejé en la entrada de mi guarida. Luego volví por otras tres y al regresar con ellas a mi guarida, ¡las primeras tres ya no estaban! Dejé las tres que traía y corrí a confrontar a Néstor, quien no comió donas porque dijo no sentirse bien de la panza (y yo pensé que seguro había dicho eso después de empacarse mis tres). Néstor no cedió y yo me regresé furioso a la guarida y ya tampoco estaban las otras tres donas. ¿Qué pasó?

Armé un franciscote (que es un pancho muy grandote) pero nadie me hizo caso y me dijeron que estaba loco, que las donas no desaparecían. Hace rato regresé de nuevo a mi guarida ¡y había una dona afuera!

Por ello, exijo saber:

1. ¿Dónde están las otras 5?
2. ¿Quién me las quitó?
3. ¿Quién me dejó una dona (menos una mordida)?

¡Exijo respuestas!


PD. El dragón es imposible. Tiene la habilidad de un elefante jugando yo-yo.

lunes, julio 30, 2007

Foto

¡Uyuyuy! Creo que ahora sí le tomé una buena foto a ESO.

Lo malo es que todo mundo se fue ya y no tengo cómo bajarla a la Mac.

¡Grrrr!

lunes, julio 23, 2007

Cerdo en alfiler

A ver, blogcito mío: ¿Te imaginas a un cerdo parado sobre la cabeza de un alfiler? Bueno, así —exactamente así— se ve el dragón en la patineta.

¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja!

viernes, julio 20, 2007

¿Será eso?

¿Te acuerdas que ayer no llegaban las donas? Pues nomás me desaparecí tantito y llegaron. Típico.

Te preguntarás si me guardaron alguna. Claro que no. Típico.

Pero lo que estuvo superraro fue que cuando me fui a mi guarida, después de hacere "un poquito de batidillo" en Nick, encontré un tercio de dona en la entrada.

¿Crees que haya vuelto eso? ¡Y yo que ya ni me acordaba!

jueves, julio 19, 2007

El martes se acaba el mundo

Hoy es jueves-de-donas y NADIE ha traído donas. ¿Qué pasa? ¿Será porque la gran-jefa dice que el mundo se va a acabar el martes?*

*Su "lógica" es:
1. El sábado comprará el último libro de Harry Potter.
2. Le tomará sábado y domingo leer las más de 800 páginas.
3. El lunes llorará todo el día porque ya no habrá más libros de Harry Potter.
4. El martes se acabará el mundo porque no hay vida después de Harry Potter.

Yo nomás espero que se acabe después de la hora de la comida, para que alcancen a llegar las pizzas de peperoni.

Y mientras, volviendo al tema supermás importante: ¿dónde están las donas de hoy?

martes, julio 17, 2007

Dragón en patineta

El dragón quiere que le enseñe a andar en patineta.

Pero:

1. Pesa tanto que va a romper la patineta de la gran-jefa

2. Parado, no alcanza a verse las patas.

¿Cómo le hago?

lunes, julio 16, 2007

Vale Nick

No estoy seguro, pero escuchando aquí y escondiéndome allá, llego a la conclusión de que quizá-tal-vez-a-lo-mejor-probablemente sirvan para participar en un concurso y ganarse iPods... y se me hace que hasta un Wii (esto lo deduzco porque hay un Wii nuevecito en el lócker supersecreto y la gran-jefa no deja que nadie lo toque).

Y ahora, ¿dónde dejé mis Vales Nick?

martes, julio 10, 2007

Le supo a rayos

¿Cómo ves? La planta mutante asesina escupió a la gran-jefa porque no le gusta el pepperoni, ¡y la gran-jefa sabía a puritito pepperoni por las dos pizzas que se comió!

Mira que hay plantas tontas, ¿no?

viernes, julio 06, 2007

miércoles, julio 04, 2007

Hasta ahorita

Hola, blogcito. ¿Me extrañabas? Ayer se me olvidó escribirte porque vinieron los de Skimo y tuve que esconderme. Pero te quiero contar del cumple de la gran-jefa, que fue el lunes pasado. ¡Estuvo tremendo!

Llegaron:
27 pizzas de pepperoni
1 pastel de zanahoria de 130 cm de diámetro

1 pastel de chocolate de 73 cm de diámetro

7 flanes de queso

2 cajas de galletas

13 globos (¡uno era rosa!)

1 arreglo de flores asesinas

1 Bob Esponja

1 Invasor Zim

1 Jack
2 Juegos nuevos para el Wii
6.3 kilos de golosinas surtiditas

Y el dragón (lo bueno es que antes de que alguien lo viera, volví a esconderlo. ¡Fiu!)


Mira cómo acabamos:

Así estaba todo al principio, y alguien dijo que no nos íbamos a acabar tanta comida:




¡Qué inocente! Ve lo quedó del pastel de zanahoria:




Y esto es lo que sobró del flan:


Y este es el momento en el que llegó la sospechosísimamente extraña planta mutante...




No hemos visto a la gran-jefa desde entonces.



Tampoco a lo que quedó del flan.